Dos detenidos en Cáceres por no alimentar al ganado de sendas explotaciones

Por fin se ha hecho justicia a las múltiples denuncias ante esta situación.

Era lamentable ver el estado de esos animales con un constante vuelo y acecho de los buitres sobre la finca.

Estas noticias nos alegran el día, vemos que el trabajo que hacemos y que hacen más personas al final da sus frutos.


 

EFE

01/02/2018

Agentes de la Guardia Civil han detenido a dos personas e investigado a otras cinco, todas ellas propietarios y empleados de dos explotaciones ganaderas cacereñas, por no alimentar a decenas de cabezas de ganado bovino, muchas de las cuales han sido halladas en estado de extrema delgadez y otras han muerto.

Según ha informado la Guardia Civil, los animales presentaban “un estado lamentable y de agonía”.

El arresto e investigación de estas personas se ha producido después de que agentes del Seprona inspeccionaran en noviembre del pasado año una finca de unas 3.000 hectáreas donde se ubican dos explotaciones ganaderas y existen un millar de cabezas de ganado bovino, a raíz del “llamativo estado de delgadez que presentaba la inmensa mayoría de los animales”.

De hecho, el estado de “extrema delgadez” de la cabaña bovina de esta finca era visible desde la carretera Ex-102, que comunica las localidades Miajadas y Guadalupe, a su paso por Guadalupe.

A estas pesquisas se sumó una declaración anterior de sus propietarios, que avisaron de la muerte de más de 100 cabezas de animales bovinos adultos, hecho que fue verificado por el Seprona y los Servicios de Sanidad Animal.

Entre noviembre de 2017 y enero de 2018, la Guardia Civil, que verificó la muerte de otras 32 cabezas de ganado, comprobó que la cabaña ganadera había sido abandonada a la búsqueda en el campo de aporte alimenticio “por la práctica inexistencia de la adquisición de aporte suplementario de alimentación artificial por sus propietarios”, a lo que se sumaba la sequía.

Asimismo, se detectó la falta de 40 animales, los cuales, según los titulares de las explotaciones, no habían sido localizados debido a la extensión de la finca. Sin embargo, los agentes hallaron los cadáveres de muchos de ellos.

Fuentes de la Guardia Civil han informado de que los propietarios de estas dos explotaciones, ubicadas en Zorita (Cáceres), ya fueron sancionados económicamente por el Servicio de Sanidad Animal de la Junta de Extremadura en los años 2009, 2014 y 2015 por abandono y maltrato animal.

 Noticia original aquí